El Negro de Banyoles y su tortuosa vida después de la muerte

El cuerpo disecado de un guerrero bosquimano, el Negro de Banyoles, fue exhibido dentro de una vitrina durante 88 años en el museo Darder de Banyoles

 

El Negro de Banyoles Fue centro de polémica en la Cataluña preolímpica e hizo peligrar la celebración de los juegos olímpicos de Barcelona 92

 

La historia del Negro de Banyoles comienza en 1830 cuando los hermanos Verraux viajan a Africa.  Allí desentierran el cuerpo de un hombre negro enterrado por una tribu nómada en Botsuana. Los dos hermanos franceses eran taxidermistas, y como algo muy normal para ellos y la época decidieron disecarlo. Como si del cadáver de un animal muerto se tratase.

 

El Negro de Banyoles

El Negro de Banyoles

En el siglo XIX muchos europeos pensaban que los africanos no eran mucho más que animales. Eran maltratados y obligados a trabajar a cambio de poco o nada. Vivian en un régimen de esclavitud nada digno para ningún ser humano o animal.

Algunas familias africanas fueron mostradas de ciudad en ciudad por toda Europa en zoos humanos.

 

familia de de una tribu africana en un Zoo Humano

Familia de una tribu africana en un Zoo Humano de Europa

Pero esa historia la contaré en un próximo post. Hoy nos centraremos en el Negro de Banyoles, personaje que protagonizó una historia de lo más interesante.

Los hermanos Verraux, después de disecar el cuerpo, lo pusieron de pie sobre un pedestal y lo embarcaron hacia Europa. El cadáver fue expuesto por primera vez en París en 1831.

Después de casi cien años deambulando por europa, el cuerpo disecado llegó a manos de Francesc Darder, veterinario, taxidermista y primer director del zoo de Barcelona.

 

Frances Darder primer director del Zoo de Barcelona

Frances Darder, veterinario y taxidermista.

Darder compró la colección de animales salvajes del banquero Lluís Martí-Codolar para exhibirlos en las nuevas instalaciones del zoo de Barcelona.

Dentro de la colección había un enorme elefante, el paquidermo se llamaba Baby, pero los barceloneses, al pronunciar el nombre en catalán les sonaba Avi, abuelo en castellano. Así es como el primer elefante del zoo pasó de llamarse Baby a Avi.

avi

El  plan de Darder era convertir al elefante en la atracción principal del Zoo de Barcelona. Para eso tenía que convencer al ayuntamiento para utilizar algún pabellón vació de la exposición universal de 1888.

 

 

Francesc Darder ya había traído en barco a cinco camellos desde Argel y prometía traer un león, una jirafa y un gorila.
Rediseñó y decoró con sus propias manos los pabellones para que los animales tuviesen unas estancias más espaciosas..

Darder era considerado por los miembros de la academia de ciencias de Barcelona como un excéntrico advenedizo.

No les gustaba que Darder se dedicase a coleccionar animales disecados adquiridos en mercados de dudosa reputación.


Las piezas adquiridas las exhibía en un terrorífico museo de curiosidades en la parte superior del café Novedades de la calle Casp cerca del paseo de gracia de Barcelona.

Los miembros de la academia consiguieron por fin desacreditarlo y echarlo del zoo donde ya por ese momento era director. Lo odiaban tanto que incluso consiguieron borrar su nombre de las actas de su propia fundación.

delfin

Desilusionado y enfermo de gota decide retirarse en Banyoles, población a la que está agradecido por haberlo nombrado hijo adoptivo.
Darder traslada su colección a Banyoles y nadie se extraña de que la pieza Nº1004 del catalogo fuese un ser humano disecado y colocado en un pedestal ataviado con vestimentas de guerra.
En la chapa de la vitrina solo ponía Bosquimano, o quizá Bechuana del Kalahari.

 

En 1912 el Negro llega a Banyoles, donde se le fabrica una vitrina para poderlo mostrar con todo su esplendor.

 

Museo Darder a principios de siglo XX

Museo Darder a principios de siglo XX

El guerrero bosquimano encontró en el museo Darder su último hogar. Allí pasó 88 años dentro de su vitrina.
El museo a principios de siglo XX era un centro didáctico para personas que no viajaban por el mundo o no leían sobre el tema. En el ultimo cuarto del siglo XX, tener un ser humano disecado y expuesto en una vitrina ya no era tan didáctico, ni moralmente bien visto.

Museo Darder de Banyoles

El negro de Banyoles fue visitado con toda naturalidad y normalidad hasta que en 1991 un medico de origen haitiano llamado Alphonse Arcelin, envió una carta al alcalde de Banyoles exigiendo la retirada del cadáver de la exposición y la repatriación del cuerpo a su país de origen.

 

El Negro de Banyoles

El Negro de Banyoles

La carta llegó al alcalde pero no hizo mucho caso de ella. Hasta que la prensa de la época se hizo eco del caso.

La carta de Arcelin salió publicada en la prensa y enseguida empezó la polémica.


Al año siguiente se celebraban las olimpiadas en Barcelona y Bañolas era subsede de remo.
Algunos, por no decir todos los países africanos, amenazaron con boicotear los juegos olímpicos si no se retiraba el cadáver del museo.
El museo que solo conocían los vecinos y poca gente más, pasó a ser famoso a nivel mundial.
La Unesco y la ONU, tomaron cartas en el asunto y el negro de Bañolas fue retirado de la sala de exposición.

El cadáver del Negro de Banyoles permaneció el almacén del museo hasta el año 2000 en que fue repatriado.

 

El féretro llegó a Botsuana y fue recibido con honores de estado. Fue enterrado en Gaborone, capital de Botsuana, en el parque de Tsholofelo.
El bosquimano que empezó su aventura europea en 1830 por fin volvía a su tierra y le era devuelta su dignidad.

 

Entierro con honores de estado en

Entierro con honores de estado en Gaborone

Hoy después de 186 años de su muerte y de tanta polémica, descansa en paz en su tumba.

Una tumba descuidada y llena de escombros. Rodeada de basura y malas hierbas que los jóvenes usan como banderín de córner cuando juegan en el parque sus partidos de fútbol.

 

Tumba del Negro de Banyoles en el parque

Tumba del Negro de Banyoles en el parque Tsholofelo en Gaborone, capital de Botsuana.

El Negro yace bajo un banderín de córner

 

Pasados 16 años del solemne sepelio en Gaborone se abre un nuevo capítulo de la historia del Negro de Banyoles.

 

Hace 18 años, tres escultores realizaron un molde de silicona del cadáver. Los moldes permanecen celosamente guardados en los almacenes del museo. Los tres escultores están dispuestos a realizar una estatua en bronce para ubicarla en algún lugar destacado de Banyoles a modo de homenaje.

 

bosquimano-1447261863022

Creación de los moldes de silicona que siguen esperando en los almacenes del museo para realizar la tan esperada escultura.

Bonita y entrañable empresa para recuperar la memoria del Negro de Banyoles.
El que un día fue enterrado anónimamente y 170 años después fue vuelto a enterrar. Esta vez como una autoridad de fama mundial y con honores de jefe de estado.

 

El caso visto por TVE

El Negro de Banyoles a parte de toda la polémica suscitada, era muy querido en toda la comarca. En las fiestas de la localidad estaba representado por un Capgròs y en navidad era un invitado de honor a modo de Caganer en los pesebres de los niños del pueblo.

 

Capgròs y Caganer del Negro de Banyoles

Capgròs y Caganer del Negro de Banyoles

Leave a Comment

Your email address will not be published. All fields are required.