sidecar, sala sidecar, urban explorer, barcelona, rutas

El antes y el ahora de la sala Sidecar

La sala Sidecar se encuentra en el número 7 de la Plaza Reial de Barcelona. Ocupa tres plantas del edificio: el entresuelo, donde figuran las oficinas; la planta baja, donde encontramos la entrada a la sala junto al bar cocktelería y el subsuelo, donde están la pista de baile y el escenario para las actuaciones. Este año cumple su 35 aniversario, y con más de 5.000 conciertos a sus espaldas, es un local de referencia de la música en directo en Barcelona desde sus inicios en los años 80 hasta nuestros días.

El 13 de noviembre de 1982, un ilusionado Roberto Tierz junto a otros 3 socios decidieron abrir una sala en Barcelona inspirada en la sala Melkweg de Amsterdam, donde además de música, hacían exposiciones, teatro o cine. Estilos muy eclécticos emergentes de la época lo convirtió en un lugar de encuentro de numerosas tribus urbanas. Pero este edificio, pieza enclave de la Plaza Real, ha sufrido varias transformaciones desde que fue construido en el siglo XIX.

Al investigar la zona para idear la ruta de la Sexta Flota Americana en Barcelona de Urban Explorer, descubrimos algunos secretos y curiosidades de lo que albergó este edificio que debemos compartir con vosotros.

 

La Plaça Reial de Barcelona

La Plaça Reial de Barcelona se denomina así porque fue dedicada a Ferran VII, que era rey español durante el inicio de su urbanización. Inaugurada en 1848, las ideas para reconvertir el antiguo convento de Santa Madrona, de los Capuchinos, empezaron a surgir en 1822 y se acelerarán a partir de las “bullangas” del 1835. La plaza tiene como un punto de encuentro central la fuente de las Tres Gràcies, instalada a finales del siglo XIX, al igual que las farolas, diseñadas por un joven Antonio Gaudí.

 

urban explorer, sala sidecar, conciertos barcelona, plaza real, plaça reial, rutas con historia

Font de las Tres Gràcies de la Plaça Reial de Barcelona.

 

La Vanguardia

En el año 1880, Joan Sant Pere i Torras, comerciante que hizo una gran fortuna, compró el edificio de la calle las Heuras, donde ahora se encuentra el Sidecar. El subsuelo, entresuelo y primera planta, de considerables dimensiones estaban vacíos. En una época en la que el barrio Gótico estaba muy concurrido, llamó la atención de los hermanos Godó, quienes en 1881 alquilan el espacio para instaurar la redacción y los talleres del diario La Vanguardia.

¡Así es! lo que ahora conocemos como la sala Sidecar, incluyendo la sala del subsuelo donde se realizan las actuaciones en directo y las sesiones de baile, la planta baja a pie de calle y la primera planta, donde están situadas las oficinas actualmente, se instauró la primera sede de La Vanguardia a finales del S. XIX hasta mediados del XX.

A principios del siglo XX, la Plaça Reial era un lugar señorial donde vivían, sobre todo en las primeras plantas, familias adineradas de la alta burguesía. En la zona se encontraban los mejores comercios y el ambiente era distinguido. Pero la transformación no tardó en llegar y, poco a poco, se fueron marchando a los grandes edificios del Eixample y el ambiente fue cambiando al paso del tiempo. La Vanguardia se trasladó a la calle Pelayo y, posteriormente, al edificio de la Diagonal donde se encuentra actualmente.

 

urban expl

 

La Sexta Flota Americana

En los años 50 los niños, hijos de los comerciantes del barrio de Ciutat Vella, jugaban en la calle y en las plazas. Pese a encontrarse en un ambiente de miedo debido a la dictadura de Franco, la vigilancia era abundante por lo que los padres estaban seguros de dejar a sus hijos en la calle mientras ellos atendían a los vecinos que iban a comprar a sus establecimientos.    

A diferencia del barrio Chino, al otro lado de las Ramblas, donde sí había un ambiente de prostitución más visible, en Ciutat Vella predominaban los bares de camareras. Entre “habitaciones” y pensiones, este ecosistema se activaba a la llegada de los marineros de la Sexta Flota Americana. Muchachas jóvenes soñaban con casarse algún día con alguno de aquellos apuestos rubios y altos marineros e ir a Estados Unidos.

 urban

urban explorer, barcelona, urban explorer, app, barcelona, rutas, sala sidecar

 

Después de la Guerra Civil, Barcelona trataba de recuperarse del ambiente de posguerra y la llegada de los marinos de la Sexta Flota significó una revitalización de la vida nocturna y de locales de la zona baja de la Rambla.  Los marineros se movían principalmente entre la Plaza Real y la calle Escudellers. Trajeron a la ciudad nuevas formas de divertirse, nuevos estilos musicales, formas de vestir, de comer y de pensar. Todo un aire fresco para una Barcelona en blanco y negro, azotada por las miserias de la guerra. La música jazz, country y el rock n roll, los vinilos, la comida rápida, los jeans, los mecheros marca Zippo o el tabaco americano son algunos ejemplos.

urban exp sexta flota, urban explorer, app, barcelona, sidecar jazz,  sidecar,ja

 

Marines paseando por Barcelona en busca de diversión. Foto de Isabel Steva Hernández, Colita.

 

Los niños acudían a los barcos donde los marines normalmente les daban chicles, caramelos o chocolatinas.

sexta

Grupo de niños se acercan al barco de marines. 

 

Las chicas también iban a las Golondrinas del puerto a verlos. Querían ser sus novias y durante unos días, de forma inocente, se prostituían con ellos. Los marines les compraban vestidos, comida y lo que necesitaran a cambio de pasar unos días bajo los cuidados de aquellas jóvenes que idealizaban sus proyectos de vida con los marineros, después de que sus sueños se vieran truncados por la dureza de los tiempos que les había tocado vivir. Carolina Rión, modista de la época y vecina de la Plaza Real, hacía los vestidos a las chicas que querían buscar fortuna con alguno de aquellos marinos.

sexta flota, barcelona, urban explorer, sidecar

Grupo de chicas coquetean con los marines en el puerto.

 

“Los soldados americanos, cuando no iban borrachos, eran personas muy agradables. Nos daban chicles y caramelos.” Albert Tugues.

 

Bar Texas

El bar Texas se inauguró en el año 1962 con un concierto de jazz de Josep Farreres. Atraídos por la música y por el nombre, la marina estadounidense alquilaba habitualmente el local para celebrar sus fiestas privadas. Tenía dos barras, una para marineros y otra para oficiales.

Por alguna razón, los marineros dejaron de ir después de unos años y lo que iba a ser una cava de jazz se convirtió en un bar de alterne. En aquel entonces, se comunicaba con el primer piso, donde había seis habitaciones. En la barra había unos cajones con las llaves de las habitaciones y el nombre de las chicas con un teléfono para llamarlas. El bar Texas se convirtió en una barra americana del estilo de las del Barrio Chino. 

sidecar, barcelona, urban explorer, rutas, salir

Tres solados de la Sexta Flota Americana en una fiesta en el bar Texas.

 

Época punk

A finales de los años 70, el bar Texas era un lugar decadente. Esto encandiló a los jóvenes de estética punk quienes le dieron forma en una segunda etapa convirtiéndolo en uno de los primeros locales punks de Barcelona. Último Resorte y 1984 fueron los primeros grupos que hicieron un concierto en el bar Texas. Los primeros punks de Barcelona, que iban a otros locales del barrio Chino, encontraron en el bar Texas un lugar perfecto con el ambiente canalla y a la vez cutre que iban buscando y se reunían allí para verse y divertirse.

ultimo resorte, bar texas, sidecar, urban explorer, punk, barcelona

Actuación de Último Resorte en el Bar Texas.

cartel texas, bar texas, barcelona, ultimo resorte, 1984, punk, urban explorer, sidecar

Cartel del concierto de Último Resorte y 1984 en el Bar Texas.

Sidecar Factory Club.

En los años 80 los ambientes de las Ramblas, del Barrio Chino y de la Plaza Real sufrieron un cambio significativo con la entrada de drogas duras como la heroína que desmantelaron el tejido social e incrementaron la delincuencia. Fue una época dura para abrir un local en la plaza, cada vez más deteriorada e incluso peligrosa.

La noche de fin de año de 1983, Sidecar Factory Club abre sus puertas con un concierto de Distrito Quinto. La reapertura de la sala Sidecar fue un gran acontecimiento en la vida nocturna de Barcelona. Era un local donde se podía ir a bailar pero también donde se iban a escuchar las últimas novedades de la época y donde convivían casi todas las tribus urbanas. Una propuesta muy ecléctica que reflejaba los gustos y tendencias del momento les llevó a realizar exposiciones de fotografía, pintura, cómic o teatro. Esta idea surgió a partir de una visita de Roberto Tierz a la sala Melkweg de Amsterdam, donde además de música, hacían exposiciones, teatro o cine.

sidecar, accidents polipoetics, urban explorer, app, barcelona, sidecar

Actuación de Accidents Polipoétics en la sala Sidecar.

 

nick lowe, sidecar, barcelona, urban explorer

BARCELONA 12 12 2016 El musico britanico NICK LOWE LOS STRAITJACKETS en el Concierto 5000 de la Sala Sidecar FOTO FERRAN SENDRA

Durante los años 90, Quim Blanco, gran amigo de Roberto Tierz y asiduo de la sala, empezaría a trabajar en la sala Sidecar de una manera intermitente y ya de forma continuada a partir del 2000. A lo largo de estos 35 años, la sala Sidecar ha servido de trampolín a la fama a grupos como Love of Lesbian, Sidonie o el proyecto Anti Karaoke. Quim Blanco, fallecido en 2016, tuvo mucho que ver en la proyección artística de esta época. ¡Viva Quim!

 

sala sidecar, urban explorer, barcelona, rutas

Terraza de la sala Sidecar, Plaza Real de Barcelona.

 

En los últimos años, el ambiente de la Plaza Real se ha transformado en un espacio familiar, seguro y limpio con vecinos que se ayudan. Con propuestas culturales y gastronómicas muy interesantes como la Fundació Setba, el restaurante Ocaña o la sala Jamboree, la plaza no se ha librado de la masiva afluencia del turismo. Afortunadamente, la Sala Sidecar resiste a modo de oasis con una propuesta cultural firme y decidida desde su privilegiada posición en una plaza en constante transformación. ¡Por otros 35 años!

 

RUTA URBAN EXPLORER – ‘VI FLOTA AMERICANA en BARCELONA’ Gratis aquí

RUTA GASTRO URBAN EXPLORER – ‘VI FLOTA AMERICANA en BARCELONA’  aquí

 

Autora: Mayte Bellera

REFERENCIAS:

  1. “El alegre Paralelo” Enric Ripoll Freixes i Josep Maria Ramón 1964
  2. Universal News (U.S. National Archives 1952)

Especial TVE Catalunya – “La memòria de la plaça (de La Vanguardia al Sidecar)

https://www.google.com/url?hl=es&q=http://www.rtve.es/alacarta/videos/especials-en-catala/especial-memoria-placa-vanguardia-sidecar/3235845/&source=gmail&ust=1499195461895000&usg=AFQjCNGzXkCLAyU56yGFk8GQD61qxKuiaw

 

4 comentarios

  1. avatar
    Posted by Senao| 12 julio, 2017 |Responder

    No se si son lagunas mías, pero entre “Texas” y “Sidecar” creo que hubo un momento “Santos lugares”

    • avatar
      Posted by Mayte Bellera| 12 julio, 2017 |Responder

      No tenía ni idea pero investigaré. ¡Buena aportación, gracias!

      • avatar
        Posted by Sergio Smoking| 13 julio, 2017 |Responder

        Hola Mayte y Senao. Creo recordar que ya era Sidecar , la planta que daba a la calle era Los Santos Lugares y escaleras abajo era el Sidecar. pero Los Santos Lugares duró muy poco tiempo y volvió a ser Sidecar arriba y abajo. Tal vez año 86 o así.

        • avatar
          Posted by Mayte Bellera| 13 julio, 2017 |Responder

          Gracias por la aportación Sergio. Preguntaré a la sala cómo sucedió exactamente

Leave a Comment

Your email address will not be published. All fields are required.